262015Oct
Prevención: ¿Cuáles son los zapatos que debes evitar?

Prevención: ¿Cuáles son los zapatos que debes evitar?

Muchas personas, y en especial las mujeres gustan de probar las tendencias en calzado que ofrece el mercado. Lo cierto es que por más lindos que sean algunos diseños, no siempre son los más recomendables para nuestros pies. Tendríamos que recordar después de todo que ellos son el soporte de nuestro cuerpo y por lo tanto ameritan un especial cuidado, lo cual incluye realizar una correcta selección de calzado que no sólo responda a las demandas de la moda, sino que nos asegure bienestar en nuestro caminar.

Revisemos algunos de los modelos de zapatos más utilizados, y que aunque no lo parezcan, podrían estar causando un severo daño a la salud de nuestros pies.

Tacones: El uso de estos siempre ha estado en el foco de atención de médicos, que recomiendan evitarlos a toda costa. Esto por supuesto tiene su explicación, y es que los tacones empujan y hacen presión sobre nuestros pies hacia al frente del zapato, provocando que todo el peso de nuestro cuerpo sea soportado por los dedos de los pies. ¿consecuencias? juanetes, dedos en martillo y problemas con nuestra espalda debido a una mala postura. Es así como ahora cuando decidas lucir unos tacones, deberías pensar en una altura un poco más saludable y no optar por los que son mayores a 5 cms. y utilizarlos sólo por períodos cortos de tiempo.

1_tacones

Botas acolchadas (de borrego): Son cómodas y parecerían estar pensadas para caminar por largas horas sin importar el efecto que pueden tener sobre nuestros pies. Pues les tenemos malas noticias. Generalmente este diseño de botas no posee una plantilla que soporte nuestras pisadas y por lo tanto nuestros músculos pueden ser afectados. Quizás no lo habías notado pero luego de caminar algunas horas con estas, los calambres aparecen o sientes dormidas las piernas, y eso se debe a que algo está yendo mal con tu circulación, provocando una acumulación de fluidos en tus tobillos que pueden llevarte a un dolor intenso. Una vez más, quizás la solución no está en evitarlas por completo, sino en incorporar el uso de plantillas para mejorar tu caminar. 

4_botas_centrodelpie

Botas de lluvia: Este calzado no sujeta correctamente el pie causando fascitis plantar a mediano plazo, con efectos muy dolorosos y molestos. El peso de este calzado hace que adoptes una mala postura por medio de cambios en las rodillas y caderas, generando una tensión en el resto del cuerpo y provocando inclusive malestar en tu espalda. Otro de los inconvenientes de este tipo de zapato es que su material al ser caucho puede provocar infecciones por hongos en tus pies. Realmente sería necesario pensar dos veces antes de acudir a este calzado por más útil que lo creas.

3_botas_centrodelpie

Zuecos: Estuvieron muy de moda en los 90′ y aunque regresan por temporadas, este calzado no ayuda para nada a tu caminar ni a tus pies. Al ser un zapato que no te sujeta el pie correctamente, estás todo el tiempo forzando a tus dedos a agarrar el calzado, lo cual podría deformar tus pies a largo plazo. La mínima estabilidad que ofrece este modelo de calzado también tiene sus consecuencias al hacerte forzar tus rodillas para mantener cierto equilibrio en tu caminar.  No hay que olvidar además que con este calzado hay una alta probabilidad de que tuerzas tu tobillo, teniendo como consecuencia un esguince. ¿Nuestra recomendación? que este zapato tenga una correa que pueda sostener tu pie correctamente en la parte del talón.

2_zuecos_centrodelpie

Zapatos deportivos (tenis): Se dice de este calzado que es el más recomendable para realizar muchas actividades, porque ayudan a una mejor amortiguación en tu caminar. Pero hay que tener en cuenta que se deben elegir las indicadas dependiendo el tipo de uso que vayas a darle. Ya sea correr, caminar u otro tipo de ejercicio físico, existen modelos adecuados para cada ocasión. 

5_zapatillas_centrodelpie