82017Sep
Calambres: ¿Qué hacer cuando tenemos uno y cómo prevenirlos?

Calambres: ¿Qué hacer cuando tenemos uno y cómo prevenirlos?

A todos nos ha pasado alguna vez. Sea después de un largo entrenamiento físico (donde no calentamos lo suficiente), o quizás en medio de la noche cuando nos despertamos con ese dolor que parece imposible de controlar. Los calambres son una reacción física, o sea una contracción muscular que no podemos controlar, causados por un sinfín de circunstancias como:

  • Excesivo esfuerzo físico.
  • Deshidratación que incluye incluso sales minerales (en determinada zona del cuerpo).
  • Poca irrigación sanguínea en la zona donde se produce el calambre.
  • Movimientos bruscos musculares.
  • Ingesta de ciertos medicamentos que pueden producir este tipo de efectos.
  • Falta de vitaminas 
  • Fatiga muscular o por el contrario, poco movimiento.
  • Así como también por otros factores como embarazo, problemas de ansiedad, alcoholismo, insuficiencia renal.

Al tratarse de una condición un tanto natural, no significa que no haya forma de prevenir que nos sucedan con tanta frecuencia. De hecho esas recomendaciones que por momentos nos suenan “cliché” o repetitivas, pueden ser algunas de las que efectivamente te ayuden a evitar los calambres. Acá te hicimos una lista:

  • Hidrátate lo suficiente antes y después de hacer ejercicio. En algunos casos, el agua no es suficiente sino algunos suplementos que contengan sales minerales.
  • Consume alimentos como banano y tomates, ya que son altas fuentes de potasio, ideal para evitar los calambres.
  • Evita los cambios bruscos de temperatura. Por ejemplo pasar de un lugar cálido a otro con aire acondicionado varias veces al día. Así como también evitar cambiar de agua caliente a fría cuando te duches. 
  • Evita permanecer en las mismas posiciones corporales por largos periodos. Ejemplo: Sentarse con piernas cruzadas por mucho tiempo, o dejar tus brazos en una mala postura mientras duermes. 
  • Lee con anticipación los efectos secundarios de los medicamentos que ingieres. Así puedes prevenir sorpresas.
  • Calienta antes de hacer ejercicio. Además de prevenir calambres, también evitarás una lesión. 

Si tienes en cuenta estas recomendaciones, muchas de ellas fáciles de aplicar a tu día a día, verás como la cantidad de calambres que sufres se reducen. De tratarse de una condición ligada a algún otro problema o patología, no dudes en consultar a tu médico.






Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *